Observatorio de la Infancia en Andalucía youtube facebook twitter rss contacto
Está usted en: Inicio

Propuestas de infancia para la XIV legislatura. 2021: La infancia en el centro de la recuperación


29

Año: 2021

Autor: Plataforma de Infancia

Lugar de Edición: Madrid

Editorial: Plataforma de Infancia

Año de edición: 2021

Páginas: 39 p.

Idioma: Español

Fuente: Plataforma de Infancia

Formato: Electrónico

Temáticas: General

Descriptores: educación, pobreza, violencia, derechos del niño, niños maltratados, política de infancia, protección a la infancia, España, menores no acompañados, participación del menor

Resumen:

Durante la crisis económica iniciada en 2008, la infancia llegó a ser el grupo social más vulnerable frente a la pobreza en España. Con una tasa del 35,8%, en 2014 en España 1 de cada 3 niños y niñas vivía en situación de riesgo de pobreza y exclusión social.

Si bien todavía es pronto para dimensionar los efectos de la crisis de la COVID va a tener en nuestra sociedad, las previsiones no son buenas, especialmente para la infancia más vulnerable. Los primeros datos empiezan a apuntar que las familias con hijos son las que más están sufriendo las consecuencias de la pandemia. Además, no podemos olvidar que la última Encuesta de Condiciones de Vida, con datos previos a la pandemia (2019), ponía en evidencia cómo los niños y las niñas eran el único grupo de edad cuya tasa de pobreza aumentaba en España.

Las políticas de infancia en España no han contado con la relevancia suficiente, especialmente desde el punto de vista presupuestario, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos de nuestro entorno, dónde las inversiones en infancia están protegidas. Por ello, en situaciones de crisis económica son los que más sufren las consecuencias, al no priorizar su protección blindando las inversiones estratégicas para los niños y las niñas. Y es que en España la protección social de los niños y niñas se ha considerado siempre un asunto en manos de las familias casi en exclusividad. Sin embargo, se ha demostrado que las familias necesitan apoyo para hacer frente a la crianza de sus hijos e hijas y garantizar que tienen un desarrollo pleno que no les resta oportunidades en el futuro, especialmente en situaciones de crisis económica, cuando la intensidad de empleo cae en los hogares y se reduce la inversión en servicios públicos. Los niños y niñas están más expuestos a las vicisitudes de los ciclos económicos que otros grupos sociales y esto es precisamente lo que hay que evitar con políticas específicas.

Nuestro país contaba, antes del COVID-19, con datos muy preocupantes sobre la situación de la infancia. Y es que esta crisis ha puesto en evidencia que va a ser necesario atender a problemas estructurales si no queremos dejar atrás a la infancia. Es el momento de que se recupere el espíritu de la Proposición No de Ley sobre “Pacto de Estado por la Infancia”, aprobada por unanimidad de los grupos parlamentarios en 2018, y que suponga un compromiso real de estabilidad con las políticas de infancia, que se traduzca en medidas que garanticen la protección y el desarrollo infantil, como una prioridad de todos los partidos y Administraciones.

No dejar a nadie atrás pasa inequívocamente por priorizar a la infancia. Por los niños y las niñas que ahora pueden ver limitados sus derechos y sus posibilidades vitales futuras, pero también por toda la sociedad a largo plazo. Los cimientos de la reconstrucción social y económica no serán sólidos sino se construyen garantizando los derechos de los niños y las niñas, independientemente de la Administración que sea.

Descargar documento