Observatorio de la Infancia en Andalucía youtube facebook twitter rss contacto
Está usted en: Inicio

Informe Anual del Defensor del Menor de Andalucía 2018


173

Año: 2019

Autor: Defensor del Menor de Andalucía

Lugar de Edición: Sevilla

Editorial: Defensor del Menor de Andalucía

Año de edición: 2019

Descripción Física: gráf. y tablas

Páginas: 471 p.

Idioma: Español

Fuente: Defensor del Menor de Andalucía

Formato: Electrónico

Observaciones: En la port.: "Informe al Parlamento de Andalucía dando cuentas de la gestión realizada por el Defensor del Menor en Andalucía en el año 2018".

Temáticas: General

Otras temáticas: Juegos de azar

Descriptores: educación y enseñanza, política, derecho, legislación, condiciones sociales, calidad de vida, condiciones de vida, necesidades sociales, situación de riesgo, estructura social, ocio, problemas sociales, familia, derechos del niño, niños acogidos, niños adoptados, niños de padres separados, política de infancia, protección a la infancia, jóvenes marginados, ancianos maltratados, alcohol, convivencia, menores no acompañados, sistema de protección de menores, programas de protección de menores

Resumen: Este documento que permite dar a conocer al Parlamento de Andalucía, a las administraciones y a la propia ciudadanía, los principales problemas que atañen a las personas menores de edad en nuestra comunidad autónoma y los retos a los que se han de enfrentar en sus vidas diarias.

En los últimos años las memorias de la Institución han tenido como protagonista la crisis económica. Precisamente por tratarse de uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, hemos sido testigos de cómo la crisis económica golpeaba con dureza a niños y niñas. Esta adversa coyuntura económica ha dejado más niños pobres que hace años y además de ser más cuantitativamente, también son más pobres. Ha supuesto también que el incremento de la pobreza en la infancia haya sido significativamente mayor que en el resto de la población.

En estos momentos se comienza a hablar de recuperación, los datos macroeconómicos así lo acreditan. Pero lo cierto es que estas cifras todavía no han hecho mella en un importante número de niños y niñas que continúan en situación de pobreza o riesgo de estarlo.

La pobreza no sólo es hambre o malnutrición. Un niño o niña pobre tiene muchas probabilidades de abandonar tempranamente su proceso formativo o de habitar en infraviviendas. Ser un niño o niña pobre puede complicar las relaciones con sus iguales, generando sentimientos de inferioridad por no poder acceder a determinados objetos y servicios como sus amigos o compañeros de escuela. Ser niño o niña pobre supone, en definitiva, condicionar esa maravillosa etapa de la vida del ser humano que es la infancia, e hipotecar el futuro porque, no lo olvidemos, la pobreza tiene una sombra tan alargada que alcanza generaciones.

Este informe pone de manifiesto cómo la pobreza y la exclusión social pueden limitar los derechos de muchos niños y niñas, dejando vacías de contenido muchas de las solemnes proclamas contenidas en las normas de todos los ámbitos. Y es que la pobreza infantil limita la capacidad de ejercer los derechos de las personas menores de edad, de alcanzar su pleno desarrollo y de participar plenamente como miembros de la sociedad.

En cuanto a la estructura de este documento, tras su presentación, el capítulo 2 recoge un resumen sobre el estado de la infancia en Andalucía a través de una descripción cuantitativa, donde se analizan parámetros relacionados con la población, la educación, el Sistema de protección de menores, menores de edad en situaciones de vulnerabilidad, la salud, el maltrato infantil, menores expuestos a violencia de género y, por último, datos sobre el Sistema de justicia juvenil.

A continuación, en el capítulo 3, relata las actuaciones, tanto quejas como consultas, que afectan a la infancia, adolescencia y juventud. También contiene una descripción singular de las actuaciones seguidas ante la administración y el resultado de éstas, así como las recomendaciones y sugerencias que, en su caso, se han realizado para salvaguardar el disfrute efectivo de los derechos de las personas menores afectados en las quejas.

Por lo que respecta a las relaciones institucionales, el capítulo 4 resume distintas intervenciones que han pretendido la divulgación institucional y el fomento de la participación social. El mayor protagonismo de estas intervenciones lo han adquirido los menores migrantes no acompañados y los jóvenes extutelados. Numerosas han sido las ocasiones en las que la Institución ha tenido la oportunidad de conocer de los agentes sociales su punto de vista sobre la atención que se está prestando por los poderes públicos a este sector especialmente vulnerable. Paralelamente la Defensoría ha llamado la atención en los mencionados foros sobre las dificultades y los retos que todavía quedan por superar para una efectiva protección de estos chicos y de los jóvenes extranjeros que se ven abocados a abandonar el Sistema de protección al alcanzar la mayoría de edad, sin alternativas para su plena integración social y laboral.

Las actividades divulgativas y de promoción de derechos de la Institución quedan recogidas en el capítulo 5. En él se detallan dos de las principales acciones realizadas en este ámbito: la actividad del Consejo de Participación de la Institución denominado “e-Foro de menores” y la conmemoración del Día de la Infancia con la celebración de la XI Edición del Premio del Defensor del Menor de Andalucía.

Como es práctica habitual en estos informes anuales, el capítulo 6 aborda el estudio de un asunto de especial relevancia. En esta ocasión se analiza una realidad en auge: la participación de adolescentes y jóvenes en juegos de azar. Los efectos negativos sobre las personas menores de edad no están siendo, a criterio de esta Institución, suficientemente abordados ni por los poderes públicos ni tampoco por la sociedad. 

Se aborda el mencionado fenómeno social, sus causas, sus efectos y también se formulan algunas propuestas que esta Defensoría considera necesarias para incrementar la protección de adolescentes y jóvenes frente a unas prácticas -los juegos de azar- que de manera tan patente perjudican sus vidas.

El último capítulo resume las principales conclusiones del informe especial presentado en octubre de 2018 ante el Parlamento titulado «Los Equipos  Psicosociales de Andalucía al servicio de la Administración de Justicia».

Para concluir, el informe contiene un Anexo sobre las actuaciones de oficio, las resoluciones dictadas por la Institución, y los datos estadísticos desglosando distintos aspectos de las quejas tramitadas.

Descargar documento