Observatorio de la Infancia en Andalucía OIA-A OIA-A youtube OIA 2.0 facebook twitter rss contacto
Está usted en: Inicio

Enseñando a ver las heridas del alma. Cómo facilitar formaciones sobre trauma en la infancia y adolescencia


36

Año: 2020

Autor: Romeo Biedma, F. Javier

Lugar de Edición: La Paz

Editorial: Aldeas Infantiles SOS América Latina y el Caribe

Año de edición: 2020

Páginas: 36 p.

Idioma: Español

Fuente: Espirales Consultoría de Infancia

Formato: Electrónico

Temáticas: Psicología, Salud

Otras temáticas: Trauma

Descriptores: salud mental, trastornos emocionales, protección a la infancia

Resumen:

Trabajar con niños, niñas y adolescentes en situación de dificultad supone en muchos casos acompañar el trauma. Para abordar el trauma de una manera segura y protectora necesitamos hacerlo en equipo. Y para tener equipos eficaces es necesario que todas las personas implicadas tengan unos conocimientos suficientes sobre trauma.

Esta guía pretende ofrecer unas pautas para poder ofrecer formaciones sobre trauma adaptadas a distintos públicos. Desde los cargos directivos y los equipos técnicos hasta el personal de cuidado directo y las familias, todas esas personas necesitan comprender a qué llamamos trauma, cómo lo identificamos y cómo queremos actuar. Dependiendo de cada grupo destinatario y del tiempo que tengamos, podremos profundizar más o menos. Pero es necesario que al final cada persona pueda hablar de las situaciones de trauma de los niños, niñas y adolescentes con un lenguaje común y con una visión compartida.

Los traumas son situaciones que afectan gravemente la vida cotidiana de los niños, niñas y adolescentes. Por tanto, necesitamos desarrollar una sensibilidad especial para detectarlos y abordarlos. Desarrollamos esa sensibilidad a través de nuestras experiencias, así que las formaciones tienen que ser vivenciales: primero la reflexión sobre las vivencias propias y después el análisis cognitivo y la exploración de los conceptos ordenados.

Habrá participantes que hayan experimentado trauma en sus propias vidas. Por eso durante la formación y en el seguimiento debemos ofrecer referentes técnicos de acompañamiento profesional y redes de apoyo que puedan ayudarles a integrar su experiencia. Y, por supuesto, durante las sesiones, quienes facilitamos formaciones al respecto necesitamos ser un modelo de calidez y presencia a nivel humano, pero también de conocimientos técnicos y contención emocional a nivel profesional, para acompañar esos procesos como queremos que los acompañe cada participante. De este modo lograremos, como dice el título, enseñar a ver las heridas del alma, para poder acompañarlas en su recuperación.

Ver además:

Descargar documento