Buscar Redes sociales Youtube Facebook X rss Correo
Observatorio de la Infancia en Andalucía y Adolescencia de Andalucía
Está usted en: Inicio

Guía práctica: mejorando la convivencia en familia


431

Año: 2022

ISBN (13): 978-84-09-40798-9

Autor: Cañas Pardo, Elizabeth ; Estévez López, Estefanía ; Jiménez Gutiérrez, Teresa I. ; Musitu Ochoa, Gonzalo

Edición: 2ª ed. revisada y ampliada

Lugar de Edición: Madrid

Editorial: Acción Familiar

Año de edición: 2022

Páginas: 86 p.

Idioma: Español

Fuente: Plataforma de Infancia

Formato: Electrónico

Temáticas: Red familiar

Descriptores: intervención familiar, mediación familiar, relaciones familiares, convivencia, conflicto familiar

Resumen:

Cada núcleo familiar posee unas características únicas y una historia singular, sin embargo, el proceso de desarrollo que recorren y experimentan todas las familias es semejante lo que lleva a observar cambios a lo largo del tiempo que se repiten una a otra de una familia a otra. Muchos de esos cambios comunes en todas las familias están marcados por saltos o etapas cualitativamente diferentes, donde se presentan unas necesidades y tareas específicas. Uno de estos cambios viene impulsado principalmente por el crecimiento de los hijos y las hijas que distingue a su vez el paso de una etapa a otra en el núcleo familiar. A lo largo de la vida familiar, la llegada de los hijos e hijas a la etapa de la adolescencia supone en la mayoría de los casos para los progenitores el enfrentamiento a situaciones nuevas para las que a menudo declaran “no estar preparados y no saber qué hacer” para resolverlas.

En efecto, la llegada de la adolescencia a la vida familiar exige una verdadera transformación de la misma y un replanteamiento del contrato relacional entre progenitores e hijos/as. En esta etapa, hijos e hijas buscan conformar una identidad partiendo de nuevas relaciones interpersonales, y a su vez los progenitores otorgan paulatinamente crecientes espacios de autonomía en la toma de decisiones y asunción de responsabilidades, lo que les lleva a iniciar un proceso de desvinculación familiar. La creencia generalizada de que la adolescencia es una etapa de la vida especialmente difícil deriva principalmente de la intensidad con la que estos cambios pueden provocar situaciones de conflicto y tensión familiar. La tensión se origina generalmente por la tendencia de los hijos y las hijas hacia el cambio de las normas familiares y por la permanencia por parte de los progenitores de las pautas de funcionamiento familiar que hasta el momento se habían seguido. Resulta un reto para padres y madres cambiar la visión que tienen de sus hijos e hijas, asumiendo que ya no son niños/as y que, además, comienzan a mostrar una mayor necesidad de proximidad emocional hacia otros referentes sociales ajenos al contexto familiar.

Descargar documento