Observatorio de la Infancia en Andalucía youtube facebook twitter rss contacto
Está usted en: Inicio

Shin Chan, un compendio de contravalores


292

Año: 2004

Depósito legal: TF - 135 - 98

ISSN: 1138 – 5820

Autor: Fernández Obregón, Francisco Javier

Lugar de Edición: La Laguna (Tenerife)

Año de edición: 2004

Título revista: Latina: Revista Latina de Comunicación Social

Año; mes; volumen; (nº): págs de la revista: 2004; julio-diciembre 2004; (58)

Ámbito geográfico: Nacional

Idioma: Español

Fuente: Latina: Revista Latina de Comunicación Social

Formato: Web

Temáticas: Cultura, ocio, tiempo libre y actividad física, Educación

Otras temáticas: TIC

Descriptores: estado de bienestar, ambiente sociocultural, ocio, problemas sociales, sociedad, familia, comunicación, documentación, información, comunicación, medios de comunicación de masas, televisión, Japón

Resumen: El dibujante de cómics Yoshito Usui imaginó y creó a
Shin Chan a finales de los 80 y principio de los 90. En 1991 comenzó a publicar
una tira cómica en un pequeño periódico japonés en la que pretendía
desmitificar la imagen del ama de casa a través de un niño de 5 años y su
familia. El éxito fue inmediato y la crítica social y el humor del cómic se
extendió. Pronto empezó a publicar álbumes de cómics de Shin Chan que
tuvieron una gran acogida. Con este repentino éxito no tardarían en llegar los
responsables de TV Asahi para proponer a Usui dar el gran paso: llevar a Shin
Chan del papel a la televisión en forma de serie animada. En 1992 empezó a
emitirse Shin Chan en Japón, llevando a la pantalla las mismas historias del
cómic, aunque los responsables de TV Asahi pidieron a Usui que suavizara sus
contenidos porque era posible que también atrajera al público infantil, a pesar
de que la serie fue concebida para un público adulto. Pero por mucho que se
suavizara, Shin Chan revolucionó y creó polémica en Japón, no por los
aspectos que hoy se enfatizan en Occidente, ya que la sexualidad y la
irreverencia en los dibujos animados no es algo nuevo para los japoneses, sino
porque en cierta manera se burlaba de las estrictas y serias costumbres
niponas.

Ir a página Web