Observatorio de la Infancia en Andalucía youtube facebook twitter rss contacto
Está usted en: Inicio

Actualización de la propuesta de la Asociación Española de Pediatría - AEP con relación a la apertura gradual de las áreas de educación infanto juvenil


64

Año: 2021

Autor: Asociación Española de Pediatría (AEP)

Lugar de Edición: [Madrid]

Editorial: Asociación Española de Pediatría (AEP)

Año de edición: 2021

Páginas: 11 p.

Idioma: Español

Fuente: Asociación Española de Pediatría (AEP)

Formato: Electrónico

Observaciones: Este documento actualiza los documentos previos publicados por la AEP sobre este tema, de fechas 8 mayo 2020, 15 mayo 2020, 12 junio 2020 y 31 de agosto 2020.

Temáticas: Educación

Otras temáticas: pandemia

Descriptores: prevención, enfermedades infecciosas, educación y enseñanza, educación, educación infantil, enseñanza primaria, enseñanza secundaria, centros de enseñanza, España, programas de prevención, COVID-19

Resumen:

España fue el año pasado el décimo país donde menos días de clase se perdieron, de un total de ~30 países analizados por la OCDE. Países que durante la primera ola habían mantenido las escuelas abiertas optaron, a diferencia de España, por estrategias más conservadoras y se han visto forzados a suspender temporalmente las clases presenciales. La decisión valiente, que no temeraria, ya que estuvo basada en sólidas hipótesis científicas, ha permitido garantizar la escolaridad presencial para los ~8millones de alumnos españoles ininterrumpidamente desde el inicio del curso escolar 2020-2021, con un evidente beneficio en su salud física, psicosocial y mental, así como en su aprendizaje. Esta es una de las grandes historias de éxito en nuestro país, y de ella tenemos que aprender; tanto es así que España se ha convertido en el modelo a copiar por otros países para una vuelta a la escolarización presencial segura.

Agilizar la vacunación en los adolescentes y en los niños permitiría reducir los contagios en esta edad, facilitando el contacto socia y evitando cuarentenas. En definitiva, incrementaría las probabilidades de conseguir un estilo de vida normalizado, y reducir así las consecuencias psicológicas de la COVID. El avance poblacional de la vacunación en España, así como la presumible disminución progresiva de la intensidad de transmisión hacen que el escenario futuro en relación con el próximo curso académico se plantee con cierto optimismo. Las medidas de precaución básica podrán ir aligerándose, en paralelo a la disminución de la intensidad de transmisión, y, sobre todo, una vez que los adolescentes vayan siendo vacunados. Mientras tanto, seguiremos dependiendo del apoyo de los centros y los profesionales que trabajan en las escuelas para mantener la implementación de las medidas necesarias, así como de la concienciación individual, de las familias y de que los escolares se sientan partícipes en mitigar la pandemia; y sin duda de la labor infatigable de los pediatras, para que las escuelas sigan siendo, como lo han sido e los últimos meses, entornos seguros.

La Asociación Española de Pediatría –AEP- recuerda que el éxito en la apertura escolar está directamente relacionado con el cumplimiento de las medidas preventivas: ratio profesor/alumno, distanciamiento, grupos burbuja, mascarilla, higiene de manos y superficies, ventilación y aislamiento de casos y contactos. La AEP insiste en recordar la importancia de comportarse de forma responsable ante síntomas compatibles con COVID en casa, en la comunidad, en el trabajo y en el ámbito educativo infantojuvenil. Anima a todos a seguir siendo un modelo robusto y pionero para nosotros y para nuestros vecinos a nivel europeo e internacional.

Descargar documento